UNOS TIGRES QUE POCO A POCO SABEN LLEGAR AL TÍTULO

en Liga MX por
Banner

Los actuales campeones del futbol mexicano no rebasan los límites de velocidad. Van manejando tranquilos hacia la Liguilla, instancia en la que meterán pie a fondo para buscar la séptima estrella.

Por Héctor Juárez

@HectorJuarezC

Acelerar despacio

Tras siete jornadas en el presente Clausura 2018 del futbol mexicano, los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León, actual campeón de nuestro balompié, siguen manejando a poca velocidad, como si apenas salieran del taller y están en tests, a cuenta gotas, probando su maquinaria.

Pero estos lentos arranques ya son una constante en el cuadro de Ricardo Ferreti, desde que la U de Nuevo León dejó de ser un cuadro más de la liga para convertirse en protagonista y que está pelEando títulos, por lo menos esto ha sido la constante en los últimos cinco años.

Tal vez te pueda interesar: ¿A qué se debe el socavón de Cruz Azul?

Afición incondicional

Aún están lejos de ser un equipo mediático –fuera de Nuevo León y sus alrededores–, a lo largo y ancho en nuestro país. Solo los campeonatos ayudan a que las nuevas generaciones, sobre todo los niños y, los que nunca han tenido fidelidad por algunos colores, comiencen a seguirlos. Y a veces eso no es garantía…

Ahí están varios ejemplos. Uno es el Necaxa, ganador de tres títulos en la década de los noventa, que pese a esos importantes logros siguen sin tener ese arrastre popular. O el mismo Pachuca, otro que ganó todo en México y el único que tiene un trofeo internacional en sus vitrinas como lo fue la Copa Sudamericana 2006, pero que fuera de Hidalgo tampoco tiene gran convocatoria. Lo mismo le ocurre al Toluca… Equipos con aficiones frías (con todo respeto).

La diferencia con los Tigres es que tienen a su favor a una afición fiel, apasionada y entusiasta, que apoya en las buenas y en las malas. Y los hechos ahí están. Llenaron el Universitario en cada uno de los partidos que jugaron cuando vivieron su descenso y cuando jugaron en segunda división durante los noventas.

Regresamos a la actualidad

La tendencia para los felinos en sus arranques de torneos es que, aparentan, van calentando motores, no meten el pedal a fondo. Por lo pronto, así ha sucedido en los últimos siete.  

En el presente Clausura 2018, Tigres suma apenas nueve puntos –ya los quisieran tener las alicaídas Chivas Rayadas del Guadalajara en estos momentos–, que lo sitúan fuera de puestos de Liguilla en el sitio 11 de la tabla general.

Esto podría ser inaudito si no conociéramos la lentitud del cuadro de Ricardo Ferretti. Parece que las primeras jornadas son parte de la pretemporada para ellos. Su juega tarda en enchufarse. Hoy no saben lo que es ganar como visitantes –dos empates ante Gallos y Lobos y, el mismo número de derrotas Puebla y Pumas–, pero en casa suman dos victorias (Santos y Pachuca) y solo un empate (América).

Hoy las estadísticas nos dicen que el equipo de Ferretti ocupa el lugar 12 en la tabla de goleo con apenas siete tantos (el francés André-Pierre Gignac es su máximo goleador con tres tantos), mientras que se sitúa en ese mismo sitio en cuanto al tema de los goles recibidos con ocho. En el rubro de pases acertados, es ahí donde los Tigres sí son los mejores en el futbol mexicano, con 2 mil 733 por solo 517 fallados, lo que confirma que tienen buena circulación de pelota, pero quizá no la profundidad necesaria.

En el renglón disciplinario marchan en el sitio 13, con 16 tarjetas amarillas, dos tarjetas rojas, (lugar 13), lo que nos dice que no es un equipo golpeador.

De menos a más

Sus actuales nueve puntos en el presente torneo son apenas su segundo peor arranque de las últimos siete campañas cortas. Esa misma cantidad de unidades les ocurrió en el Clausura 2015 (en el que por cierto terminaron como líderes generales, pero sin el título, que terminó en manos de Santos Laguna).

Su peor registro en el periodo antes mencionado fue en el Clausura 2017 con siete miserables puntos hasta la jornada siete, pero acabaron metiéndose a la Liguilla y perdiendo la Final con Guadalajara.

Hasta la jornada siete en las tres ediciones en las que Tigres alcanzaron los campeonatos también tuvieron pocos puntos ‘en teoría’: en el Apertura 2015 hicieron 10, en el 2016 (13) y en el 2017 (12 unidades).

Conclusión

No me parece que los Tigres estuvieran –ahora mismo– metidos en una ‘mini crisis’ o algo parecido. Solo tienen la pólvora mojada por parte de sus delanteros –el ecuatoriano Enner Valencia, el chileno Eduardo Vargas, el argentino Ismael Sosa–  apenas registran un tanto, respectivamente. Cuando a esta maquinaria ofensiva le hagan una pequeña revisión en el taller o un ‘ajuste de máquina’ volverán a rugir, los goles caerán y los resultados positivos, llámense victorias, volverán. Se meterán a Liguilla y pelearán el título.

Solo están manejando a 30 kilómetros por hora. En Liguilla andarán en 200 km/h y parece que nadie los detendrá para alcanzar su séptima estrella.

 

Héctor Juárez Cedillo
Banner

Comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*