. UNA AVENTURA EN PACHUCA PREVIA RUMBO AL MUNDIAL DE CLUBES - Los Expulsados

"Tu afición es nuestra pasión".

UNA AVENTURA EN PACHUCA PREVIA RUMBO AL MUNDIAL DE CLUBES

en Mas allá de la patada por
Banner

El pasado fin de semana, me sentí con mucha armonía, ánimo y muy motivado de estar por primera vez en un juego oficial de los Tuzos de Pachuca, en su casa. Lastimosamente para la afición hidalguense el sueño de llegar a una liguilla de manera milagrosa se esfumó en su propia casa ante Querétaro. En la travesía, mi acompañante, el reportero, camarógrafo y columnista, Diego Farell (columnista en esta página) se aventó junto a su humilde servidor la aventura de ser partícipes de dicha epopeya utópica. Entre algunas trabas, una tarde un poco calurosa y con la cierta ignorancia de ser “primerizos” siguiendo la nota desde ese estadio, el frío nocturno nos hizo entender que la pasión no solo se vive, sino se siente.

Las anécdotas en Pachuca

Desde que zarpamos de la Terminal del Norte en la CDMX rumbo a la ciudad del Paste supimos que podría darse un pequeño milagro para la localía. Por el momento, las necesidades de Pachuca que eran mas que las de los queretanos. Sin sentir mucho lo que significa ya que ni Diego ni yo somos fanáticos de ambos equipos tomamos el día como algo normal. Gajes del oficio.

Sin embargo, llegando a la ciudad, notamos un ligero ambiente de incertidumbre. La gente poco a poco hablaba del juego de la tarde. Desde la terminal que está a escasos metros del Estadio Hidalgo que desde las 2 de la tarde ya tenía su estacionamiento con buena afluencia de autos. Los pocos vendedores que están alrededor del recinto apenas empezaban a colgar su changarro. No era un día normal en Pachuca.

La previa al juego

Al llegar, había quedado con una buena amiga de la ciudad (Iveth Morales) de salir a comer, aprovechando que hace algunas semanas habíamos apostado una comida en el Cruz Azul vs Pachuca. Como es costumbre perdí, y no lo digo por que Cruz Azul en ese momento fue muy malo, sino porque soy malo apostando. Casi siempre pierdo.

Montados en el auto, salimos listos rumbo al cajero, algo normal para un hombre cuando sale de viaje, cargar dinero electrónico es lo mejor. De ahí, nadie nos detuvo hasta llegar al centro de la ciudad donde el estómago pedía a gritos un platillo típico de la ciudad para hacer efectiva la visita. Tal vez usted piense que comimos pastes pero no era momento de botanear. hubiera usted visto el hambre de aquellos tres humanos, era despiadada.

Platicando mucho de las anécdotas personales, los tres disfrutamos de una buena tarde, entre la comida, el sonar de los cubiertos, risas y demás, la tarde fue mas que agradable. Al salir, del local, muchas playeras de los Tuzos rondaban por el centro, por el mercado, la plazoleta, el reloj, etc. La gente metidísima con su equipo. Era la última llamada.

No tenemos acreditaciones

Eran las casi 5 de la tarde, a tan solo 2 horas de que arrancara el pitado inicial, se me ocurrió llamar a la persona que nos daría la acreditación. Pero, ¡oh sorpresa!, esta persona (no diré su nombre) no estaba en el Estadio y no iba a ir ese día. ¡No puede ser!, lo pensé y sentí frío puesto ya había gastado en el viaje y demás.

Al dar la noticia a mis acompañantes, específicamente a mi amiga, esta me dijo que no me preocupara, por suerte sabía quien podía ayudarme. El escozor y la incertidumbre me invadió. Diego, pensante, no decía nada. Pero seguramente me la mentó mentalmente.

Al paso de las horas se llegó el momento del juego. Acudimos al stand de prensa y preguntamos por la persona responsable. Preguntamos si “Los Expulsados” estaban registrados en la lista. De repente, un NO rotundo nos estremeció. ¿Qué hacemos?, si “tal persona” nos dijo que estaríamos registrados, pregunté.. El encargado del stand nos vio con muy buenas intenciones y preguntó de dónde veníamos. No tan lejos, de la Ciudad de México, contesté. Amablemente y con un gesto de comprensión, pidió una “acreditación extraordinaria”. Eso valió que escribiera esta historia.

Peripecias en el estadio

¡Vayan a zona de prensa!, esas fueron las palabras del personaje del stand. al entrar, ¡no sabíamos dónde estaba la zona de prensa!, nos perdimos. Preguntamos varios personajes del staff y nadie nos supo dar información. El juego estaba por empezar. Íbamos y veníamos por todo el corredor oriente, hasta nos subimos por una escalera “improvisada” y tocamos en varias puertas de palco, nadie nos abrió. La locura nos invadió y mejor nos fuimos ver el juego desde la tribuna.

En Pachuca se vive mas que el futbol, es una religión y su gente lo sabe, redacción.

Cansados y ya con la desesperación en medio del tumulto, nos sentamos en plateas y empezamos a disfrutar del juego. Cuando de pronto, pregunté al señor que cuidaba esa zona de cómo podríamos llegar a la zona de en medio de la tribuna. Amablemente contestó, ese de ahí es el “palco de prensa” y acceden por una puerta que está afuera.

Tal fue la sorpresa de que solo nos reímos y preguntamos el acceso. Cinco minutos después estábamos sentados cómodamente disfrutando del juego en zona de prensa, sin mucho apuro, ¡uff!

¿Qué ofrecerá Pachuca en el Mundial de Clubes?

Hablando ya en términos futbolísticos y después de todo el alboroto, donde parecía que Pachuca hacía un nuevo milagro, todo se derrumbó. Bastó un solo gol queretano para acabar con los ímpetus tuzos dejándolos así fuera de cualquier posibilidad de liguilla.

Chivas y Pachuca golearon en las semifinales de la liga femenil y están a un paso de la final

El equipo se le vino abajo a Diego Alonso quien después de obtener el título de la Concachampions y por ende el acceso al Mundial de Clubes, nunca supo encontrar una homogeneidad de resultados. Keizuke Honda, Franco Jara, Urretavizcaya, Erick Gutiérrez, el “Conejo” Pérez, y todos los que hacen posible a Pachuca no pudieron levantarse en el torneo y quedaron fuera. La otra cara de la moneda, la tristeza de algunos aficionados decía todo y a su vez nada.

Su juego es poco vistoso, Pachuca no tiene fuerza en sus refuerzos, tan solo basta voltear a ver a Edson Puch, una sombra en el equipo. Honda intenta poco, pero lo poco que hace trata de que resulte. Burrito y Chagui solo muestran chispazos, sin lograr hacer daño a su rival.

Saliendo del estadio y después de grabar un video, Diego y yo nos encontramos con dos aficionados que argumentaban que la directiva era responsable del fracaso Tuzo. Según ellos, la mayoría de los jugadores fueron traídos por la directiva. Su pasión estaba desbordada.

Conclusión

Después de la eliminación del campeonato que dejó a Tuzos solo con 18 unidades solo puedo decir tres cosas:

-La pasión no se inventa, se hereda, sentir el dolor ajeno en su momento me dejó perplejo. La afición de Pachuca se compone en uno 80% aproximadamente de familias. La barra, muy en su lugar, apoyando, sin desmanes, todo en orden.

-Solo queda el Mundial de Clubes para Tuzos, un torneo que nunca se le ha dado para bien. Justa que servirá para hacer historia o repetir anteriores resultados.

-Moraleja,  muchas veces, lo planeado no sale y ahí es cuando la aventura sucede.

Guillermo Antonio
Es narrador de futbol profesional, escritor, columnista y videobloggero de #VocesDeCruzAzul en You Tube. Ha participado en diversos concursos de narración (Fox Sports, Televisa, Chivas TV), narró el cuadrangular de naciones en 2016 de Selección Nacional Sub-17, también le gusta la química.
Banner
Tags:

Es narrador de futbol profesional, escritor, columnista y videobloggero de #VocesDeCruzAzul en You Tube. Ha participado en diversos concursos de narración (Fox Sports, Televisa, Chivas TV), narró el cuadrangular de naciones en 2016 de Selección Nacional Sub-17, también le gusta la química.

Comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Novedades de Mas allá de la patada

Ir Arriba