EL CASTIGO A MESSI

en Internacional por
Banner

Por Elizabeth Moreno

@_lizmorenita

No sólo el futbol ha castigado de manera inclemente al estrella del Barcelona F. C. Lionel Messi, han pasado apenas unos días desde el subcampeonato de la Copa América Bicentenario cuando a Messi le cayó encima la justicia con una condena, emitida por la Audiencia Provincial de Barcelona, de 21 meses de cárcel, junto con su padre, por cometer una vez más fraude fiscal ante Hacienda por 4.1 millones de euros. 

Messi y su padre en la última audiencia donde se le encontró culpable por evasión de impuestos, Internet.
Messi y su padre en la última audiencia donde se le encontró culpable por evasión de impuestos, Internet.

Fue el mes pasado, después del escándalo de los “Panama papers”, cuando Hacienda investigó los ejercicios fiscales de 2007, 2008 y 2009, en los que Messi, de la mano de su padre, no pagó a España los impuestos correspondientes a los ingresos de 10,1 millones de euros que tuvieron con las empresas por el uso de imagen del futbolista.

La mano dura de Hacienda ha traído en jaque al futbolista argentino, desde 2013 ha estado en juicios, pagando multas de hasta 5 millones de euros para cubrir la demanda de la oficina de impuestos, todo por hacer negocios sin conocer bien de leyes, no investigar sobre las responsabilidades y dejarse asesorar por empresarios que no se apegan a la normatividad y prefieren invertir en “paraísos fiscales” para no tener merma en sus ganancias.

Éste ha sido el argumento de la familia Messi, el total desconocimiento de cómo operan las empresas que se encargan de captar las ganancias por el uso de la imagen del jugador.

“Yo me dedicaba a jugar futbol. Confiaba en mi papá y en los abogados que habíamos decidido que nos llevaran las cosas. En ningún momento se me pasó por la cabeza que me iban a engañar”, declaró Messi en su defensa en uno de los juicios enfrentados, su padre, Jorge Messi, también expuso que él se ha encargado de todos los asuntos de su hijo, para que el deportista no tuviera más trabajo que enfocarse en el juego, sin embargo, se declara ignorante de todo lo que tiene que ver con impuestos, empresas y temas legales, pusieron su confianza en manos de personas que ellos creyeron expertos.

Sin embargo la Audiencia de Barcelona ha señalado que los Messi actuaron con una “ignorancia deliberada”, ya que pudieron informarse de manera rápida y confiable sobre las responsabilidades que implica tener empresas como ciudadano en España, han declarado que Messi, al haber sido indiferente de manera deliberada sobre el asunto, es culpable ampliamente por el delito de fraude fiscal.

Así es que el tribunal lo ha condenado a 21 meses de prisión al lado de su padre, condena que no va a pasar tras las rejas, ya que las leyes españolas obligan la prisión a partir de sentencias mínimas de 24 meses, la de Lionel es menor, por lo que tendrá que cubrir de nuevo el pago a Hacienda.

Por su parte, el F.C. Barcelona ya espera impaciente al jugador, saben del difícil momento que vivió el astro cuando dio por concluída la relación con su selección, el enojo que tiene por la condena a 21 meses de prisión (que no será así), tienen varios proyectos, pero el fundamental es renovar el contrato de Messi, el de Neymar está ya cerrado, el club ha comentado que es momento de poner toda la atención sobre Messi, ofrecerle mejores condiciones y no perder al bastión del club de Luis Enrique, todos necesitan que Lionel está nuevamente contento y además terminar con los rumores de que Lio se va al Chelsea.

Messi pasa por un momento complicado, deberá poner más interés en los asuntos que ponen en riesgo constante  la continuidad de su carrera en el futbol, eso que ama hacer.

 

 

Los Expulsados
Somos un equipo de profesionales que debate, escribe y argumenta los hechos futbolísticos de México y el mundo. También somos ácidos, a muchos les encantamos, a otros los molestamos; leernos es bajo tu propio riesgo.
Banner

Somos un equipo de profesionales que debate, escribe y argumenta los hechos futbolísticos de México y el mundo. También somos ácidos, a muchos les encantamos, a otros los molestamos; leernos es bajo tu propio riesgo.

Comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*